LIPOFILLING GENITAL

Durante muchos años, desde que empezó a popularizarse la cirugía íntima femenina, hemos realizado múltiples procedimientos de este tipo. La gran mayoría de las veces, la resección o exéresis de los labios menores sobrantes.

Esta cirugía, en determinados pacientes, resultaba absolutamente satisfactoria, sobre todo cuando nos la solicitaban pacientes muy jóvenes que presentaban la hipertrofia de labios menores de forma congénita. Pero veíamos otro grupo de pacientes, aquellas mujeres de más edad, que presentaban este exceso de forma adquirida, generalmente después de uno o varios embarazos y partos.

Este tipo de pacientes presentaba dos características: la citada hipertrofia o crecimiento exagerado de los labios menores, que sobresalían por entre los mayores, y además una atrofia moderada de los labios mayores, que resultaban incapaces por la pérdida de volumen de cubrir a los menores, y que además se presentaban con cierto grado de flacidez y aspecto arrugado: muy lejos del aspecto de la vulva en las mujeres jóvenes.

Con la llegada de la lipoestructura (también llamada lipofilling o relleno de grasa propia), conseguimos, con pequeñas cantidades de la misma, alrededor de 20 o 30 centímetros:

  • Que la flacidez desaparezca.
  • Que la zona vuelva a recuperar su tersura.
  • Que los labios mayores vuelvan a ocluir adecuadamente de nuevo a los labios menores.

Esta cirugía se realiza generalmente como un procedimiento coadyudante de la resección de labios menores, y no añade postoperatorio ni otros procedimientos gravosos, únicamente en la zona donante que la paciente haya seleccionado para esa pequeña extracción, presentará una ligera inflamación durante tres o cuatro días y le recomendaremos llevar una prenda de sujeción adecuada.