REDUCCION MAMARIA

La reducción mamaria, reducción de pechos, reduccion de senos, que en algunos lugares la puedes encontrar también como mastopexia de reducción, es una intervención quirúrgica destinada a reducir el volumen de los pechos, mediante la extirpación de exceso de glándula mamaria,  grasa y piel sobrante.

El objetivo de la cirugía de reducción de pecho, no debe ser únicamente reducir un volumen de los senos desproporcionadamente grande, en relación al peso y la estatura de la paciente, debe proporcionar al mismo tiempo unos senos o mamas simétricas, con la colocación del complejo areola-pezón en un sitio adecuado y con una agradable forma redondeada. El cirujano debe incluir en el resultado, que las cicatrices estén técnicamente bien realizadas y colocadas en lugares estratégicos que las hagan lo menos visibles en el futuro, para garantizar un óptimo resultado.

¿Cuando hacerse una reducción de pechos?

¿Cuando hacerse una reducción de pechos?

¿CUÁNDO DECIMOS QUE UNA MAMA ES GRANDE?

Aquí no tenemos mas remedio que realizar una buena valoración de la paciente para poder adecuar los valores estadísticos medios a dicha paciente, a grandes rasgos podríamos decir que, hoy en día, se acepta como normal un volumen mamario que oscila entre los 250 y los 450 cc, éstos últimos suelen corresponder a una copa C del sujetador.  Se empieza a hablar de gigantomastia a partir de un volumen aproximado de 650 cc por cada pecho, lo que equivaldría a una copa E, y en casos más graves hemos llegado a realizar reducciones de pecho por encima de los tres kilogramos por cada pecho o mama.

También usamos como criterio el grado de descolgamiento que el peso de la mama nos aporta, así por ejemplo, a partir de 25 centímetros medidos desde la clavícula hasta la areola nos indican que el volumen de esa mama es desproporcionadamente alta.

¿QUIÉN SUELE SOLICITAR UNA REDUCCION MAMARIA?

El exceso de pecho es común en las mujeres europeas

El exceso de pecho es común en las mujeres europeas

La reduccion de pecho es una cirugía que se realiza con mucha frecuencia en nuestro entorno, debido a que la mujer europea sufre con bastante frecuencia un exceso de tamaño en los senos.

Hay dos edades típicas de solicitud:

LA PACIENTE POST ADOLESCENTE.

Encontraremos jóvenes que hace poco han finalizado el desarrollo, presentan senos de grandes volúmenes, con gran cantidad de tejido glandular, muy denso, con exploración difícil, tanto clínica como radiológicamente.

Estas pacientes se encuentran incómodas con su físico, tienen relaciones personales complicadas porque les avergüenza el tamaño exagerado de sus pechos, caminan encorvadas y suelen adoptar hábitos posturales complicados, con la espalda encorvada y los hombros adelantados con el fin de hacer lo menos evidente posible sus pechos.

Se producen muchas molestias con su ropa interior y es frecuente que la entrevista se inicie con la paciente mostrándote las marcas que el sujetador le deja en los hombros y se quejan de las dificultades para combinar la ropa, ya que la parte de arriba suele ser varias tallas mas grandes que la de abajo.

En casos exagerados, o en aquéllos que no tienen un apoyo familiar adecuado, llega a aparecer una verdadera patología social, en la que la paciente evitará las practicas deportivas porque el tamaño del pecho le limitará mucho, evitará también situaciones que le obliguen a llevar ropa que no permita esconder el tamaño de los pechos, así dejará de frecuentar playas y lugares que exijan el uso de ropa de baño.

Por último, muchas de ellas refieren muchas dificultades en las relaciones con el sexo opuesto, a esta edad las relaciones son más complicadas que cuando alcanzamos la madurez.

¿QUÉ ES LA HIPERTROFIA MAMARIA VIRGINAL?

Ésta es su denominación, pensamos que un poco antigua y desfasada, de este primer grupo de pacientes, en referencia a que eran pacientes en la etapa puberal, cuando lo leas en algún sitio se hace referencia a ellas.

LA CUARTA DÉCADA DE LA VIDA.

El segundo grupo de pacientes que suelen solicitar esta cirugía es un subgrupo de pacientes que después de la maternidad, y todo lo que esto implica, las pacientes, que ya partían de un volumen aumentado de sus pechos, se encuentran que con la maternidad y la lactancia, los pechos se han descolgado, y con el aumento de peso que desgraciadamente nos suele  traer la edad, éstos, además de caídos, están grandes, y por lo tanto presentan doble sufrimiento: un pecho grande y además descolgado.

Refieren una sintomatología común con el grupo anterior, pero además suelen sufrir un trastorno aún más invalidante; las irritaciones  y roces que produce el pecho grande en contacto con la piel del abdomen, así como, en los surcos submamarios, sobre todo en los periodos de más calor, se presentan irritados y con secreciones que en algunas ocasiones pueden ser malolientes, lo que interfiere de una forma enorme en la vida social de la paciente.

¿ES SÓLO UN PROBLEMA ESTÉTICO?

Hasta ahora hemos podido ver que esta patología afecta de forma muy importante en la salud psicológica de la paciente, pero además tiene graves repercusiones médicas, éstas se pueden resumir en:

  • Daño en la columna vertebral por mamas excesivamente grandes : el sobrepeso, en algunos casos exagerado, que la columna de estas paciente tiene que soportar, sobre todo a nivel dorsal, hace que presenten gran cantidad de dorsalgias, que obligan con mucha frecuencia al uso de una cantidad inapropiada de medicación analgésica, con los graves problemas de salud que esto puede acabar acarreando con el tiempo,
  • Insuficiencia respiratoria por hipertrofia mamaria: numerosos trabajos médicos durante la década pasada han puesto de manifiesto que el exceso de peso y de volumen en el tórax acaba produciendo una compresión sobre el área pulmonar, con disminución significativa de todos los parámetros que se podrían medir con las pruebas respiratorias. Esta insuficiencia respiratoria, que se ha catalogado del tipo “restrictivo” es más llevadera en las épocas más tempranas de la vida, pero en periodos tardíos y postmenopáusicos pueden ser significativos y muy invalidantes, reduciendo la calidad de vida de la paciente de forma significativa, esto tendrá una especial repercusión en caso de padecer algún otro tipo de patología.

TÉCNICAS MÁS HABITUALES EN UNA REDUCCIÓN MAMARIA.

 

  • REDUCCIÓN MAMARIA CON CICATRIZ PERIAREOLAR.

Es la denominada técnica de Benelli, consiste en separar la piel de todo el contorno de la mama y reducir su volumen quitándole gajos como a una naranja. Al final se produce el cierre mediante una cicatriz alrededor de la areola. Esta técnica está muy en desuso, dado  que permite reducciones de pecho muy moderadas de tamaño. Además las técnicas periareolares dan unas mamas muy aplanadas de forma que no son muy atractivas.

  • TÉCNICA DE REDUCCIÓN DE SENOS CON CICATRIZ VERTICAL.

Son útiles con un descolgamiento de unos 25 – 26 centímetros como máximo, si sobrepasamos esa distancia tendremos problemas para plegar el pedículo superior y además nos quedará un polo inferior de la mama excesivamente largo. Dentro de ellas encontrarás varias posibilidades siendo todas ellas muy parecidas.

Nosotros usamos la técnica de LEJOUR, que asocia liposucción de los laterales de la mama y que obtiene óptimos resultados a largo plazo.

  • REDUCCIONES MAMARIAS CON CICATRIZ EN FORMA DE “T INVERTIDA”.

Aunque no sea la que más nos gusta, es la que mas realizamos porque la mayoría de pacientes que viene solicitando una reducción de senos o mamaria sobrepasa los 26 centímetros medidos desde la horquilla esternal, o lo que seria lo mismo, un sobre volumen mamario de mas de 600 gramos.

También la mayoría de veces las pacientes acuden que desean realizarse la reduccion de pecho después de embarazos o pérdidas de peso que hacen que la piel se haya descolgado mucho y para recortarla necesitamos ajustarla en las tres direcciones, lo que hace al final esa cicatriz tan característica.

La longitud de esta cicatriz es muy variable y dependerá de cada caso, y  suele ser bastante bien tolerada en cuanto a que respeta las líneas de tracción de la piel.

En todo caso, en la Clinica Dr Moltó, al año te ofrecemos la posibilidad de retocar de forma gratuita aquellas partes que hayan quedado ligeramente ensanchadas o con alguna imperfección tras la intervención de reducción de senos.

El por qué esperamos un año, es porque durante todo ese tiempo tu cicatriz de forma natural se irá remodelando y ayudada con los tratamientos básicos que aplicamos a las cicatrices, en la mayoría de los casos no hace falta realizar ninguna intervención.

CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO DE UNA REDUCCIÓN MAMARIA.

Si has acudido a nuestra consulta para preguntarnos por un volumen excesivo de tus pechos, te haremos una historia clínica, te pesaremos y mediremos, te fotografiaremos y después te expondremos cual es nuestra idea que más se ajusta a tus necesidades para tu reduccion de pecho.

Evaluado el caso, te solicitaremos un estudio preoperatorio que consiste en una analítica sanguínea y un electrocardiograma.

Normalmente no solicitamos pruebas de imagen, aunque en determinadas situaciones de factores  de riesgo podemos pedirte una ecografía o una mamografía, con el fin de obtener una seguridad y de tener un estudio previo para comparar.

En la primera visita te explicaremos las principales posibles complicaciones que puede tener la cirugía de reducción mamaria, y te entregaremos los consentimientos informados de la SECPRE, para que los leas y valores si te ha surgido alguna duda y así te la podamos explicar.

EL INGRESO

Te entregaremos un presupuesto cerrado que incluirá la cirugía tipo. En él van especificadas las coberturas propias de cada caso.

En esa visita te daremos una carta de ingreso en la que estará especificado el día, el hospital y la hora. Así mismo tendrás un documento con instrucciones para ti, aunque si las pierdes o no las tienes a mano puedes consultar aquí:

  • Acude en ayunas al menos seis horas antes tanto de  líquidos como de sólidos.
  • Los llamados AINES (antiinflamatorios tipo aspirina), están contraindicados una semana antes de la cirugía, incluido el ibuprofeno.
  • Si te han recomendado que dejes el tabaco por el tipo de cirugía que vamos a realizar, no fumes NI UN SOLO CIGARRILLO por lo menos una semana antes de la cirugía, (si por lo que sea incumples esto no pasa nada, avísanos y reprogramaremos la cirugía, tu seguridad lo primero).
  • Lleva ropa cómoda, incluido un pantalón de chándal o de pijama, en quirófano hace frío por el tema de las infecciones.
  • Déjate los objetos metálicos tipo pendientes , anillos o piercings en casa, ya que no debes llevar nada metálico en la cirugía por el tema de la seguridad en la electromedicina.
  • No hace falta que te lo quites si llevas esmalte en las uñas, hoy en día los equipos vienen preparados para eso.
  • Cuando llegues al hospital, una persona del equipo del Dr Molto estará esperándote, para confirmar que todo ha ido bien, que te han ingresado correctamente y que estás cómodamente instalada en tu habitación.
  • Antes de la cirugía, el Dr Moltó pasará por la habitación, para pintarte el diseño de la cirugía si hace falta y para preguntarte si tienes alguna duda e inquietud y solucionártela.

LA CIRUGÍA

  • Cuando lleguen los celadores a buscarte, tu familia o acompañantes podrán permanecer en la habitación o salir a dar una vuelta y regresar en el horario que le indiquemos, en cuanto acabemos, una persona del equipo del Dr Moltó se pondrá en contacto con ellos para decirles que todo ha ido bien.
  • A ti te estaremos esperando en quirófano, donde el anestesista te hará un breve interrogatorio para confirmar que los datos del cuestionario que has rellenado previamente para él son correctos, y para valorar de nuevo el preoperatorio y asegurarte que está todo correcto.
  • A partir de ahí relájate, cuando vuelvas a abrir los ojos estarás en la sala de recuperación y a tu lado habrá un miembro del equipo del Dr Moltó para informarte de cómo ha trascurrido la cirugía, y estar pendiente de tus necesidades postoperatorias.
  • En el momento te encuentres recuperada y el anestesista compruebe que estás en condiciones, te enviaremos a la habitación. Posteriormente, el Dr Moltó pasará para hablar contigo y tu familia y comprobar que todas las instrucciones puestas en la hoja de tratamiento se están cumpliendo.
  • Las enfermeras que te atenderán en planta, tienen un tratamiento prescrito por el doctor del que te aplicarán la parte básica, que suele ser más que suficiente, pero existe una parte opcional que te administrarán en función de tu evolución, según sea la intensidad del dolor, si presentas mareos, vómitos o cualquier cosa que pudiera surgir. Por lo tanto, lo único que tienes que hacer es mantenerlas informadas.
Mamas caidas

Mamas caidas

A la mañana siguiente u horas después de la cirugía, según sea con ingreso corto o largo, el Dr Moltó o algún médico de su equipo irá a verte, te realizará una cura, comprobará que estás bien y que no ha surgido ninguna complicación de la cirugía y te colocará el sujetador que habremos elegido previamente en la consulta, lo normal es que ese sea el único vendaje que lleves en el momento del alta, lo hacemos así porque consideramos que es más que suficiente como vendaje compresivo y te permitirá mucha mayor comodidad y mantener mas cómodamente tus hábitos de higiene como la ducha.

ALTA HOSPITALARIA

En el  informe de alta  se te informará de los cuidados post operatorios, y de medicación que tienes que tomar. También tendrás consejos en cuanto a movimientos, alimentación etc. y tendrás el teléfono del Dr Moltó, este teléfono está para urgencias o cualquier inquietud que te surja, las 24 horas del día, no dejes de utilizarlo, si no nos cuentas tus problemas o dudas no podremos ayudarte. Reduccion de pecho Valencia Dr. Moltó, tu cirujano plástico de confianza.

En la reducción mamaria, las curas son un poco más abundantes que en otro tipo de cirugía, ya que las heridas son un poco más amplias.

  • Lo normal es que te citemos a los tres o cuatro días y otra vez a los diez días. En estas sesiones te iremos retirando los puntos de sutura, que en general son intradérmicas y por lo tanto invisibles, sólo se ve la entrada y la salida al otro extremo de la herida.
  • Durante todos estos días ya podrás ducharte, ya te explicaremos como has de manejar la zona de las heridas, aunque básicamente es secarlas muy bien con secador con aire frío (las llevarás tapadas con unas tiritas de papel) y luego pintarlas con un poco de betadine.
  • Recuerda que durante la primera semana en la reducción mamaria, el reposo es muy importante, así pues deberías evitar los movimientos que debas usar la articulación del hombro para realizarlos, así como evitar cargar peso. No debes conducir, y sólo puedes trabajar si tu trabajo es de despacho.
  • Las tiritas que tapan tus heridas pueden aparecer manchadas por algún resto de sangre o alguna secreción, no te preocupes es normal, aunque si dudas nos puedes mandar una fotos por whats App. Te contestaremos lo antes posible.
  • Quitados los puntos, solo tendrás dos revisiones más, que serán a los tres meses para  valorar la evolución de las cicatrices y recomendarte el tratamiento profiláctico habitual que aplicamos, y posteriormente al año la última revisión. En esta visita te realizaremos una ecografía para comprobar que la cirugía ha ido bien, igual por dentro que por fuera y que no queda ninguna alteración interna, tipo quiste. Esta ecografía que va incluida en tu presupuesto, esta sólo orientada a los problemas que hayan podido derivar de la cirugía, ten en cuenta que la detección de tumores malignos no se realiza correctamente por ecografía.

La hipertrofia mamaria es una cirugía comprometida, la paciente sufre muchas consecuencias físicas y psicológicas, pero le preocupa una buena cantidad de cuestiones, éstas son algunas:

¿QUÉ TIPO DE CICATRICES ME VAN A QUEDAR?

La cicatriz depende mucho del volumen de la mama que tengamos que corregir. La mama, a medida que va aumentado de volumen, aumenta su peso y cada vez está más descolgada porque esta formada por tejidos elásticos que ceden al peso.

  • Reducciones muy moderadas: hablaríamos de mamas que no están más de 23 0 24 centímetros de distancia de la clavícula, esta situación es muy poco frecuente, pero cuando se produce, se puede corregir simplemente con una cicatriz periareolar, esto es sólo alrededor de la areola.
  • Reducciones moderadas: Cuando el pecho ya está a unos 27 o 28 centímetros de la clavícula, generalmente recurriremos a una cicatriz vertical para realizar la corrección del volumen y la caída de la mama.
  • Reducciones mayores: este tercer grupo, por desgracia es el más frecuente y  generalmente exige una reducción amplia de la piel sobrante, por lo que las cicatrices resultantes corresponden a la famosa T invertida, es decir, alrededor de la areola además de vertical, como en los casos anteriores, y por el surco submamario, aunque esta última cicatriz al taparla el propio pecho es la más invisible de las tres.

¿PUEDO HACER ALGO POR MIS CICATRICES?

Indudablemente. Lo primero es buscar un equipo quirúrgico de calidad. Se ven algunas cicatrices que no pueden ser únicamente consecuencia de la propia forma de cicatrizar de la paciente. Aunque este es un factor muy importante, muchas veces los cirujanos recurrimos a ésta para justificar que esa sutura no nos quedó “demasiado bien”.

Evitar factores que alteran la cicatrización es sumamente importante: medicaciones como los corticoides o los inmunosupresores suelen ser las más dañinas, pero lo correcto es que consultes y notifiques cualquier medicación que estés tomando a tu cirujano. El tabaco también está descrito de forma muy fiable.

REDUCCIÓN MAMARIA Y DEPORTE.

No hay ningún impedimento para realizar deporte después de someterse a una reducción mamaria, eso si, tendrá que ser después de un periodo de reposo para asegurarnos que todos los tejidos han cicatrizado correctamente y que esta cicatriz, que al principio va a ser débil, se haya fortalecido madurando correctamente. Normalmente el periodo habitual de reposo es de un mes para deportes que no afecten al tren superior y hasta tres meses para los que sí afecten al tren superior.

REDUCCIÓN MAMARIA Y CAÍDA DEL PECHO.

La reducción mamaria se realiza con los tejidos de una mama que ha soportado un peso mucho mayor al habitual y, por lo tanto, los tejidos suelen estar deteriorados y las fibras colágenas desgarradas o desnaturalizadas, por lo tanto, aunque la cirugía va a generar una fibrosis que hará de sujetador natural, este no va a ser suficiente, por lo que debes extremar los cuidados de sujeción de tu nuevo pecho. ¿Cómo se hace esto? Básicamente llevándolo siempre sujeto, cuando vayas a hacer deporte más intensamente y cuando vistas de calle, con el sujetador que quieras, incluidos los aros, pero que proporcione al pecho una sujeción firme y adecuada.

Como factor dañino a las cicatrices: ya sabes si fumas cicatrizarás peor. Este factor es tan importante que nosotros rechazamos a pacientes fumadoras, salvo que, se comprometan a no fumar durante los diez días antes de la cirugía ningún cigarrillo, y como mínimo hasta tres semanas después de la misma.

Aparte de evitar factores que pueden alterar tu capacidad de cicatrizar correctamente, hay cosas que puedes hacer después. Las vemos en el siguiente punto.

TRATAMIENTOS REDUCTORES DE CICATRICES EN REDUCCIÓN MAMARIA.

La terapia más efectiva contra las cicatrices es la compresión sobre ellas para evitar que se hagan hipertróficas  o queloideas en los casos más graves. Por ello, por sistema te recetaremos en la fase oportuna unos parches de silicona que son muy cómodos y prácticos, ya qué se cambian cada doce días y son prácticamente invisibles, permitiéndote hacer una vida absolutamente normal, incluyendo deporte, ducha, etc. Pasada la fase de los parches hay una cantidad de productos que favorecen la evolución de las cicatrices, como la conocida “rosa de mosqueta”.

Por último, nuestra experiencia en reconstrucción mamaria, durante muchos años en el Hospital La Fe de Valencia, nos ha hecho adaptar algunas técnicas con las que estamos viendo unos resultados muy esperanzadores. Hablamos de la micro pigmentación de las cicatrices, igual que se reconstruye la areola en las mujeres mastectomizadas.

¿QUÉ PASA CON LA LACTANCIA? ¿PODRÉ DAR PECHO?

En prácticamente ninguna cirugía de pecho, o en casi ninguna, se produce una imposibilidad para la lactancia, por lo tanto, la respuesta es sí. En el consentimiento informado te lo aclara, pero especifica que en algunos casos si que se ha visto reducida, aunque son los menos, y no está claro si esa imposibilidad o dificultad podría ser previa, al igual que muchas mujeres que la tienen y nunca se han realizado ninguna cirugía.

¿VOY A PERDER SENSIBILIDAD?

Somos conscientes de la importancia de la sensibilidad de la mama, por ello, realizamos cirugías cuidadosas, con despegamientos limitados, para evitar en la medida de lo posible la sección de las ramitas nerviosas que desde la parrilla costal van a la areola y al pezón. Desgraciadamente no siempre es posible, por lo que en las fases precoces puede aparecer una pequeña pérdida de la sensibilidad. Esta normalmente es transitoria y desaparece en algunos meses. Sólo en algunos casos muy raros, algunas de nuestras pacientes nos han referido, a largo plazo, alguna disminución relativa de la sensibilidad. En resumen, no se espera pero se considera una complicación clásica, y en algunos casos inevitable.

Un poco más frecuente es la paciente que al principio y de forma paradójica tiene un “exceso” de sensibilidad, hasta el punto de que le molesta ligeramente el roce de la areola con el sujetador. Este fenómeno se reconoce con el nombre de “disestesia” y es un fenómeno que se produce cuando el organismo recupera la sensibilidad al volver a unir los nervios microscópicos que transportan la sensibilidad. Fenómeno que se produce en la fase de recuperación de la herida.

Es la disestesia un fenómeno leve, fácilmente tratable con vitaminas del complejo B, que favorece esta fase de reinervación.

¿DIFICULTARÁ ESTA CIRUGÍA LA DETECCIÓN DE UN CÁNCER DE MAMA EN EL FUTURO?

La respuesta breve es NO, pero hay que matizarla: la cirugía de reducción produce imágenes radiológicas en el interior de la mama que pueden marear a un radiólogo inexperto. Al mismo tiempo, en la mama operada hay una serie de cicatrices y fibrosis internas que pueden hacer más difícil la palpación de la misma.

Estos dos factores son fácilmente subsanables, las unidades de mama para la detección del cáncer disponen de equipos modernos que hacen que este riesgo sea cero, y nosotros te ayudaremos revisando tus mamas después de la cirugía y valoraremos la necesidad, coordinados con tu médico de detección del cáncer, de la necesidad de realizar una punción guiada por ecografía, en caso de que después de agotar otras posibilidades diagnósticas tuviéramos aun alguna duda.

¿REDUCCIÓN MAMARIA Y PRÓTESIS?

Parece un contrasentido, pero cada vez realizamos más esta cirugía. Su  origen son las pacientes con mayor tendencia a padecer cáncer de mama, cosa que se puede determinar mediante la determinación de unos genes conocidos como BRCA (Breast Cancer) del tipo 1 y 2.

Durante el periodo en el hospital La Fe introdujimos una nueva cirugía para paliar el riesgo de estos pacientes, extirpándoles por completo la glándula y sustituyéndola por una prótesis, reduciendo en ellos el riesgo de cáncer a valores muy bajos.

Posteriormente empezamos a tratar pacientes de reducción mamaria que nos manifestaban esta preocupación con el cáncer aunque no tuviesen los genes BRCA.

Y nos pareció razonable, puesto que el riego de tener cáncer de mama en nuestra sociedad es de una de cada ocho mujeres, lo que es verdaderamente alto.

También sabíamos que la reducción mamaria deja un pecho que tiene una ligera tendencia a la caída, más que uno natural, ya que se seccionan durante la cirugía los ligamentos naturales de la mama.

Con una exéresis amplia de la mama (nunca al 100%) hemos visto que se corrigen estos dos factores, la mama resultante es mucho mas resistente al envejecimiento y la caída, ya que la prótesis provoca una reacción fibrosa en su interior que actúa a modo de sujetador natural de la misma. Al mismo tiempo, al haber extirpado una gran porción de la glándula las posibilidades de tener un cáncer se reducen de forma significativa.

Como resumen, es una técnica muy útil por:

  • La reducción con prótesis reduce la incidencia de cáncer de mama, si realizamos una exéresis glandular importante.
  • La prótesis genera una fibrosis a modo de sujetador interno que estabiliza y mejora el resultado. Permitiendo que nos dure más un buen resultado.
  • La prótesis tiene una consistencia más turgente que hace que el resultado sea más apetecible.

¿QUÉ PASA SI MI REDUCCIÓN MAMARIA NO QUEDA BIEN?

La reducción mamaria es una cirugía compleja, muy lejos de cirujanos inexpertos o de especialidades ajenas. En nuestra clínica probablemente es la cirugía secundaria más frecuente (Llamamos cirugía secundaria a la que nos llega operada ya en otros sitios) y muchas veces las secuelas que encontramos no son nada fáciles de solucionar. La mas frecuentes son:

  • Asimetrías en los que encontramos un pecho más alto que otro.
  • Asimetrías en las que  las areolas están en diferentes direcciones.
  • Asimetrías de volumen en la que uno de los pechos queda mucho más alto que otro.
  • Areolas muy altas. Que provocarán el fenómeno de “pseudotosis” mirando las areolas hacia arriba, muchas pacientes comienzan la entrevista comentando: Me operaron y ahora no hay ningún sujetador ni biquini que me tape las areolas.
  • Excesos de resección, mamas a las que se les ha extirpado demasiado tejido y están aplanadas y dismórficas.
  • Water fall: consiste en una deformidad en la que además de la resección se añade un implante mamario.
  • Necrosis cutáneas por hacer cirugías poco calculadas en las que se interrumpe el flujo sanguíneo de la areola y el pezón y se necrosan, constituyendo una de las complicaciones mas temidas de esta cirugía por lo difíciles de reparar.

La solución inicial es evitar el problema antes de que se produzca: La prevención. Busca un cirujano del que tengas constancia de su cualificación, y habla con él explicándole con detalle tus aspiraciones y tu historial médico, para que pueda emitir una buena valoración que te evitará importantes secuelas.

Si al final, con todo, se presenta alguna complicación, agradecerás aún mas haber realizado una buena selección de tu cirujano, ya que la mayoría de las complicaciones en las manos adecuadas tienen una buena solución.

El precio de una cirugía de reducción de pecho en Valencia resulta de la suma de diversos factores entre los que se encuentran: los honorarios de la anestesia, el alquiler de los quirófanos del hospital, las pruebas médicas necesarias en cada caso, el material quirúrgico, las prendas de post-cirugía, las recetas para medicamentos para el postoperatorio y la recuperación de la intervención, los honorarios del cirujano plástico, las visitas de seguimiento durante el primer año, el tiempo de hospitalización…

Cuando tu como paciente nos preguntas por el precio de una operación de reducción de pecho o senos, debes de tener en cuenta que para nosotros, lo más importante es tu salud y que en cualquier caso el precio depende de las características personales de cada paciente.

No vamos a poder darte un precio antes de la primera visita en la cual realizamos una valoración sobre las características y necesidades de cada paciente. Ten en cuenta que en el precio final influyen determinadas características según la técnica a utilizar, el tiempo de permanencia en el quirófano, el tipo y tiempo de permanencia de ingreso hospitalario…

Reduccion de pecho precio Valencia: puedes ver nuestras condiciones de financiación para las operaciones de cirugía estética.