AUMENTO DE GLÚTEOS

Nuevas tendencias en la estética de glúteos

Cirugía estética de aumento de glúteos

Los glúteos son una zona que involuciona en la vejez. Mientras en  la mayoría de la anatomía tendemos a aumentar los depósitos de grasa con la edad, en determinadas zonas como la cara y los glúteos, la tendencia es a perderla.

Existen otras muchas causas de atrofia glútea como pueden ser:

  • Congénitas: Pacientes que al llegar al final de la pubertad y tener ya formas de adulto, presentan una falta de desarrollo de la zona del trasero.
  • Accidentes que involucren la pelvis o el fémur en su parte mas próxima, pueden producir atrofias por destrucción muscular, o por daño en las capas de la dermis y la grasa subcutánea.
  • También las cirugías para reducir estas fracturas utilizan esta zona para el abordaje y la colocación.
  • Involución fisiológica: Durante el proceso del envejecimiento, se produce un fenómeno de redistribución de la grasa corporal. Aumenta en zonas como el abdomen o los flancos y los trocánteres, pero disminuye de forma muy notable en la región medial de ambos glúteos. La conclusión: la región glútea se aplana y se ensancha: en vez de tener un culo “redondito” pasamos a tener un culo plano, como si a fuerza de sentarnos sobre él durante toda una vida hubiéramos conseguido aplanarlo.

El aumento de gluteos con grasa propia o lipofilling de glúteos es un procedimiento de cirugía estética seguro, que consigue mejorar la definición muscular en las nalgas o glúteos. A través de este procedimiento, es posible recoger tejido graso de partes del cuerpo tales como los muslos o el abdomen, o de cualquier otro parte del cuerpo en la que exista y, a continuación, injertarlo en la región glútea. El tejido graso injertado proporciona un aumento del volumen de los glúteos permanente y, enriquecido con células madre autólogas, no se produce ninguna reacción alérgica.

Glúteo plano o con falta de volumen

Nalga plana: candidato para aumento de gluteo por falta de volumen

Pacientes QUE SON buenos candidatos a someterse a un lipofilLing o relleno glúteo con su propia grasa.

  • Pacientes sanas, sin enfermedad sistémica o dificultad de tipo médico, como algún tratamiento crónico que pueda interferir en el proceso de prendimiento del injerto.
  • Pacientes que deseen un aumento moderado con aspecto lo mas natural posible: por la técnica que se emplea, la posibilidad real de aumento es de unos 300 cc de volumen por cada glúteo en cada sesión. Por lo tanto si deseas mucho volumen de golpe, con esta técnica no es posible. Al mismo tiempo, esta técnica está pensada para que el resultado se parezca lo mas posible a un glúteo natural, ya que lo formarán los mismos componentes. Si tu deseo es obtener un glúteo muy turgente o con la parte superior muy rellena, quizás las prótesis glúteas se ajusten mejor a tus expectativas.
  • Pacientes que no deseen los efectos negativos que conlleva el uso de implantes glúteos de material artificial (prótesis glúteas).
  • Pacientes con unas características anatómicas favorables: es decir, que posean unas adecuadas zonas donantes, ya que esto multiplica el efecto beneficioso de la cirugía. Por un lado nos quitamos esas molestas zonas en las que se han producido acúmulos de grasa, y por otro aumentamos el glúteo de la forma mas fisiológica y natural posible.
  • Pacientes estables emocional y psicológicamente hablando. Esto, en los procesos complejos, es especialmente indicado a la hora de establecer una indicación quirúrgica.

Pacientes que no se beneficiarán de un lipofilLing glúteo o relleno glúteo con grasa propia.

  • Aquellas pacientes que desean un aumento de volumen superior a los 350 cc por glúteo.
  • Pacientes que buscan el tacto silicona, esto es un poco mas turgente que los glúteos naturales, mas o menos el que proporcionan las prótesis de gel cohesivo que son las mas ampliamente utilizadas.
  • Pacientes que desean una única sesión quirúrgica, ya que en los rellenos de grasa es frecuente que tengamos que hacer mas de una sesión, aunque sean pequeñas sesiones de retoque para alcanzar nuestro objetivo.
  • Pacientes con insuficiente zona donante. Con la cultura del gimnasio y la vida sana (que nosotros aplaudimos y compartimos), cada vez es mas frecuente encontrar pacientes que no disponen de la grasa mínima imprescindible para una liposucción de alrededor de un litro y medio.
  • Pacientes con antecedentes de enfermedades que puedan afectar al prendimiento de los injertos, en particular colagenosis y vasculopatías.
  • Pacientes con dismorfias u otras alteraciones del estado psicológico, o simplemente pacientes con expectativas irreales.

LA PRIMERA VISITA CON EL CIRUJANO.

Durante esta visita vamos a valorar una serie de puntos que decidirán en gran medida el plan quirúrgico a seguir.

  • En primer lugar los objetivos quirúrgicos.
  • Los antecedentes personales del paciente, tales como las alergias a medicamentos, el consumo crónico de alguno de ellos, etc.
  • Las cirugías previas.

Una vez determinados estos parámetros comunes, valoraremos el estado de salud, el estado de la zona que vamos a tratar y la repercusión en las zonas vecinas. En este caso, la región glútea, es importante en nuestra autoimagen e influye en nuestros hábitos de vestir y relacionarse, y presenta además la particularidad de que es un área activa en el proceso de la sedestación, cosa que deberemos tener en cuenta. Discutiremos también con el paciente la existencia de los tratamientos que se podrían adecuar a su caso, y le realizaremos una recomendación del tipo de relleno de grasa o lipofilling que consideremos mas adecuado.

Tomaremos fotografías y se las mostraremos al paciente para que vea en su propio cuerpo las particularidades, si las hubiera, de su tratamiento, y enseñaremos fotografías de casos que le pudieran resultar ilustrativos debido a su parecido.

En esta fase es imprescindible que exista una adecuada colaboración del paciente. Gran parte del éxito depende de que se haya establecido una adecuada comunicación y, por lo tanto, hayamos entendido y nos hayan trasmitido sus miedos, ilusiones y objetivos en el procedimiento quirúrgico que van a realizarse.

Es muy importante entender todos los pasos del proceso,  en especial aquellos que afectan a las complicaciones y a los efectos secundarios, cuáles son, cuándo nos pueden aparecer y lo que es mas importante, qué medidas habrá que tomar en el caso de que apareciesen. Lo que diferencia a un buen equipo quirúrgico de uno malo, no es lo que hacen cuando las cosas son fáciles y salen bien, si no lo que sabe hacer cuando las cosas no salen exactamente como lo previsto o surge alguna complicación, cosa que en cirugía no es infrecuente.

Normalmente si estás en buenas manos ni te enterarás ya que solucionaremos el problema anticipándonos a le al mínimo síntoma.

Concretamente, las variables que consideramos en esta primera visita,  son:

  • El volumen preexistente para saber cuanto injerto nos prenderá en la primera sesión.
  • Si existe alguna anomalía que nos impida los puntos de abordaje normales, que son en las zonas laterales y mediales del surco interglúteo y del pliegue subglúteo.
  • La existencia de las zonas donantes adecuadas.
  • Cuanta cantidad está previsto injertar por sesión, teniendo en cuanta que siempre se sobre corrige un poco.
  • La simetría glútea previa.

EL PROCEDIMIENTO QUIRÚRGICO.

Una vez acordada la cirugía,  te daremos consentimientos informados en los que te explicaremos de forma detallada el procedimiento quirúrgico a seguir y las posibles complicaciones que pudieran surgir.

Te entregaremos una carta de ingreso, y el día que acudas al hospital habrá alguien del equipo quirúrgico esperándote, solo tendrás que entregar el documento en recepción del hospital que te hayan asignado.

El Dr. Moltó pasará a verte a la habitación antes de la cirugía, para comprobar que todo esta OK y que no hay ninguna duda por tu parte, posterior a eso te dibujará el diseño de la intervención, tanto en las zonas donantes que hayáis seleccionado como los distintos volúmenes a injertar en el área del glúteo.

Con una microcánula extraeremos unos 1000 centímetros cúbicos de grasa, generalmente de la zona de los trocánteres, el abdomen o las rodillas.

Procesado de la grasa: este punto es vital para asegurarnos la adecuada supervivencia del injerto. Nosotros tenemos un protocolo que se desarrolló en el transcurso de nuestros trabajos experimentales (mira en área de publicaciones internacionales), en ellos llegamos a la conclusión de que el procedimiento mas adecuado era:

  • Tres lavados con suero fisiológico dejando solo la fracción sólida o celular.
  • Centrifugado suave de un minuto a 800 revoluciones por minuto, en centrifugadora específica de este solo uso.

Posteriormente, introduciremos la grasa tratada en la zona que queremos rellenar, reproduciendo una estructura en andamio en 3D, que multiplica la superficie de contacto del injerto con el tejido sano, teniendo en cuenta que la supervivencia del injerto dependerá de la cantidad de área que contacten los dos tejidos, lo que multiplicará la difusión de oxígeno y la neoformación de una nueva red capilar.

Esto en su función de relleno; las otras características que hemos visto y que nos hacían hablar de él como un material “mucho mas que un relleno”, hacen que la actividad biológica de este tejido injertado en forma de liberación de citoquinas, factores promotores de la angiogénesis y proliferación de los fibroblastos, sea mucho mas intensa cuanto mayor sea el área de contacto, de ahí la necesidad de que la técnica de introducción sea óptima, si no, se perderán gran parte de las propiedades beneficiosas de este tipo de tratamientos.

No harán falta puntos de sutura ya que la grasa se introduce a través de unas microcánulas especiales del grosor de una aguja, por lo tanto será como si hubiéramos aplicado una inyección.

La supervivencia del injerto una vez colocado en la microestructura, depende de que en el postoperatorio haya cierto grado de inmovilización que permita que los nuevos capilares penetren en la nueva estructura y la revascularicen, proceso que tarda alrededor de cinco días, por ello en el post operatorio llevarás una pequeña inmovilización con esparadrapo que podrás retirar tú misma a las 24 horas de la cirugía, según veamos el caso concreto.

Sobre este apósito llevarás, durante no menos de quince días, una prenda de sujeción tipo faja las 24 horas del día y tendrás restringida la actividad física.

El uso de cremas de arnica tipo ARNIDOL se ha demostrado un poderoso aliado para conseguir que los síntomas postoperatorios (aunque cortos), tipo hinchazón, resulten más leves y llevaderos.

Dr. Molto: especialista en aumento de gluteos Valencia