BLEFAROPLASTA: CUANDO LA MIRADA ENTRISTECE

BLEFAROPLASTA: CUANDO LA MIRADA ENTRISTECE

Nuestro cerebro funciona de una forma muy eficiente y automatizada.

Cuando nos presentan a una persona, en milésimas de segundo, escanea lo que tiene delante y emite un veredicto: favorable o desfavorable, que de alguna forma nos condicionará: es joven, es viejo, parece cansado, parece enfermo, es guapo, es feo; y así un sinfín de datos que en apenas milésimas de segundo conformaran un diagnostico.

¿Por qué te cuento esto? Está demostrado que el 90% de toda esa información que el cerebro extrae lo hace de los ojos y del área periocular de la persona que acabamos de conocer.

Existen muchas patologías que afectan la zona de los párpados, pero hoy nos vamos a centrar en la más frecuente con diferencia: el envejecimiento fisiológico de esa zona.

Envejecimiento fisiológico de la zona periocular:

El exceso de piel de ambos párpados, que cuelga formando una “cortinilla”, que en casos graves puede disminuir el campo visual.

Bolsas: La grasa periorbitaria, que fisiológicamente sirve para que el globo ocular choque contra las paredes de la órbita, crece, y por la debilidad de los tabiques que la mantenían en su sitio, abomba hacia fuera formando las tan inexperticas “bolsas”.

Por último, la grasa de la zona malar, lo que hace que en la juventud tengamos esa zona tan bien definida, se atrofia y desciende, formando un surco profundo alrededor del ojo que los ingleses llaman el “tear trough”.

Importancia de las estructuras vecinas: a medida que comprendemos más el fenómeno del envejecimiento, entendemos mejor que las estructuras vecinas también van a cambiar, y no podemos tratar los parpados por separado.

Las cejas van a caer, y además, van a perder relieve el “arco ciliar”, que en las personas jóvenes es una estructura con relieve, se aplanará, y eso, junto al aumento de la flacidez, hará que la ceja descienda, sobre todo en la zona de la cola.

El canto externo: llamamos así a la unión externa de ambos párpados, esta estructura tiene que estar ligeramente más alta que su homóloga interna, a medida que envejecemos, por la flacidez, el canto externo va descendiendo, lo que nos proporciona una mirada cansada, además, este descenso hace que aumente la distancia del borde libre del párpado inferior al iris, dando al ojo una apariencia redondeada que implica una merma estética importante.

Por ultimo, el surco nasoplapebral se atrofia y aumenta, dejando por transparencia el plexo venoso profundo, que da un aspecto oscuro a la zona de la ojera haciéndonos parecer cansados.

¿Necesito operarme los párpados?

Muchos pacientes nos preguntan cuál es el momento de la cirugía. En la actualidad cada vez menos, ya que los selfies y la gran cantidad de fotografías que nos hacemos continuamente, desde todos los ángulos y posiciones, hacen que nos conozcamos mucho mejor, quiero decir que la mayoría de los pacientes hoy en día vienen con la decisión tomada. Si dudas, el tener la sensación de que aparentas ser mayor de lo que eres, o en los casos mas graves las limitaciones del campo visual, suelen ser muy orientativas.

Por eso hoy en día, generalmente, el paciente acude ya con la decisión tomada.

En casos mas evolucionados, el paciente refiere cefaleas y cansancio mantenido a lo largo del día, que empeora con las horas. Al final la piel que nos cuelga nos produce limitaciones del campo visual.

¿En qué consiste la blefaroplastia?

Tenemos dos tipos de blefaroplastia, una para el párpado superior, que consiste en resecar una zona de piel, dejando la cicatriz justo donde se forma el pliegue palpebral.

Esta intervención dura unos treinta minutos, y la cirugía es muy sencilla, se hace con anestesia local en la consulta, y no requiere cuidados postoperatorios, más que el llevar una tirita de papel que te aplicaremos después de la cirugía, con aplicar un poco de frío local y tomar algún analgésico suave será suficiente.

La cirugía forma pequeñas equimosis (morados), que desaparecerán en pocos días.

La cicatriz resultante es absolutamente invisible, por la situación, y por ser una zona que cicatriza perfectamente bien.

La blefaroplastia inferior generalmente es un poco más compleja, debido a varias razones: las bolsas palpebrales que tenemos que eliminar son mucho más evidentes, se sitúan en un compartimento más profundo, y generalmente se modifica la posición del canto externo (cantopexia), eso nos exige usar una sedación mínima con un anestesista, y por eso preferiremos ya el medio hospitalario para realizarla.

Se puede realizar la incisión externa, si tenemos que resecar piel, o interna (transconjuntival). Por lo tanto la realizaremos con anestesia local y sedación, y en un par de horas podrás irte a casa.

Procedimientos complementarios:

Como veíamos al principio, se considera ya parte de esta cirugía el hacer pequeños rellenos de grasa en la zona del Tear trough, debajo de la ceja, en la zona malar y en la gabela o entrecejo, esto aumenta el relleno y disminuye las arrugas.

También usamos con mucho éxito una técnica denominada NANOFAT, en la región de las ojeras, una técnica de injerto de grasa extremadamente depurada que ayuda a pigmentar la piel y mejorar su textura.

Todas estas técnicas se realizan en el mismo acto de la blefaroplastia, y no suponen molestias añadidas, mejorando notablemente el resultado.

Comments are closed.