LIPOSUCCIÓN BODY JET

Desde que en la década de los 70 un francés, el Dr. Illouz, demostrara que la extracción de grasa mediante aspiración, es decir una liposucción, era un proceso viable, ha habido infinidad de intentos de mejorar la técnica básica, que consiste en una cánula asociada a una bomba de vacío. La liposucción tumescente permitió simplificar el proceso ya que se podía realizar con anestesia local y el sangrado se minimizaba, pero básicamente seguía siendo lo mismo, un aspirador conectado a una cánula.

Los esfuerzos de modernización en búsqueda de técnicas mas ventajosas se dirigieron pues a la forma de extracción de la grasa, es decir, la forma en la que el liposuctor “arranca” la grasa del organismo. Como ya hemos mencionado, la técnica clásica consiste en arrancar la grasa mediante succión.

Años después, se pusieron de moda algunas técnicas que buscaban la destrucción de la grasa,y así surgieron equipos que en la punta portaban una fuente de energía concentrada quedestruía, de forma mas o menos selectiva,lo que tocaba. Dos grandes grupos conformaban este sistema: el grupo de los ultrasonidos y el grupo de laliposucción asistida por láser.

Las ventajas que aportaban estos sistemas no están claras, ya que ningún estudio independiente ha podido demostrar una ventaja en cuanto a la obtención de resultados. Se habla de una mayor retracción cutánea de las zonas tratadas, de menos tiempo quirúrgico para la realización de la liposucción o de menos molestias postoperatorias. Pero todo esto es en función de trabajos realizados por los fabricantes de las máquinas, por lo tanto cabe pensar que son parte interesada y  su información sesgada y poco fiable.

Nosotros no hemos podido comprobar en la actualidad ninguna de estas ventajas, y nos parece que son modas que, basándose en tecnologías que se asocian a modernidad, han conseguido abrirse un hueco en el mercado.

¿Qué gran inconveniente presentan estas técnicas? Que destruyen la grasa y dañan de forma irreversible los adipocitos, convirtiéndolos en inservibles restos celulares; en detritus.

Desde la llegada del lipofilling, que nos permite utilizar la grasa que obtenemos con la liposucción, es muy raro que no haya ninguna utilidad para reutilizar ese material tan valioso  para aumentar tamaños en zonas tan demandadas como senos, glúteos o áreas faciales, aportando volumen y disminuyendo la flacidez. Por lo tanto, pensamos que la llegada de esta tecnología sí que supone un gran avance al optimizar la técnica y los resultados.

¿COMO FUNCIONA?

 Nos encontramos con un equipo que tiene un fino chorro de agua a presión al final de la cánula, este chorro hidrostático actúa separando las células sin dañarlas. El aparato lleva asociado un programa que varía la intensidad y duración del intervalo entre los pulsos de agua. Lo que nos permite ajustarlos a las distintas zonas de grasa que encontramos en el organismo.

¿CUALES SON SUS VENTAJAS?

Este chorro de agua o solución salina lleva incorporado el anestésico local (generalmente lidocaína) y un vasoconstrictor que minimiza el sangrado (adrenalina), lo que reduce muchísimo el tiempo quirúrgico y convierte el procedimiento prácticamente en indoloro. Pues no vamos a encontrar zonas sin anestesiar ya que el procedimiento es simultáneo.

La grasa que vamos extrayendo va a un recipiente estéril en un circuito cerrado, por lo que la grasa no sufre ninguna posibilidad de contaminación. El resultado final es un número variable de jeringas con una grasa ya preparada para inyectar, y de una excelente calidad en cuanto a viabilidad. Pues aquí sí que hay estudios que indican que esta grasa extraída a baja presión, con ayuda de la disgregación mecánica que produce el agua, presenta un grado de supervivencia mucho más alto que el obtenido con liposucción tumescente convencional. Por lo tanto, este sí que es un factor determinante para que el relleno de grasa de la zona deseada tenga un resultado óptimo al sobrevivir la mayor parte la que se infiltra.

grasa para rellenos en cirugia estetica facial

Uso de grasa obtenida con liposucción body jet, para cirugia estetica facial

 

Si en la cirugía estética corporal la extracción de células de grasa o adipocitos mediante la liposucción Body Jet ha supuesto un gran avance con una mejora indudable de los resultados, en la cirugía facial es imprescindible.

En la cirugía del lifting el Body Jet produce una hidro disección prácticamente atraumática, lo que minimiza la posibilidad de lesión nerviosa al separar los planos de una manera segura. También nos ayuda a remover y extraer prácticamente de forma indolora y sin sangrado los depósitos submentales (la papada clásica) y los cervicales que tanto cuestan en la cirugía convencional.

Pensamos por lo tanto, que hay un antes y un después en la aparición de esta tecnología, y que las liposucciones con esta técnica obtienen un resultado excelente con menos sangrado, menos riesgo para el paciente y menor componente inflamatorio lo que permite que se reincorpore cuanto antes a su puesto de trabajo o vida social.