LAS NUEVE CLAVES QUE TE PERMITIRÁN DESCUBRIR SI TIENES LIPEDEMA.

LAS NUEVE CLAVES QUE TE PERMITIRÁN DESCUBRIR SI TIENES LIPEDEMA.

Últimamente puede que hayas oído una palabra que suena como la mezcla de varias: lipolisis, edema, linfedema…LIPEDEMA y es que es así: se forma del prefijo “LIPO” que hace referencia a la grasa y de la palabra “EDEMA”.

Vendría a significar algo así como “grasa hinchada” y es una palabra muy acertada ya que lo que define la enfermedad es la proliferación de depósitos grasos que adquieren el aspecto de zonas hinchadas, deformidades muy características que además suelen ser dolorosas.

La enfermedad tiene un aspecto cruel; casi siniestro de maldad, se confunde por ignorancia (desgraciadamente muchas veces por los propios médicos) con la obesidad, agregándole una carga de responsabilidad al paciente que hará que su vida se convierta en un calvario ya que a la propia enfermedad, tendrá que añadir la incomprensión de la sociedad que le culpabilizará. Sintiendo que no es capaz de controlar sus hábitos alimenticios o que no es capaz de mantener una actividad física sostenida, lo que le hará invariablemente sentir la losa del fracaso por una situación de la que es absolutamente inocente.

El lipedema en si es una enfermedad que consiste en el aumento de los depósitos grasos de predominio de las extremidades dolorosas. El paciente tipo es una mujer de mediana edad tirando a joven con adiposidad localizada como a “bultos” en general en las piernas y menos frecuentemente en brazos, que empeoran sus síntomas a lo largo del día. És mucho más frecuente de lo que la gente piensa, alrededor de un 15% de la población.

¿TENGO LIPEDEMA?
Esta es una pregunta que nos suele realizar mucho la gente, nos enfrentamos a una enfermedad muy desconocida, a pesar de lo frecuente que la ciencia esta demostrando que es, las características más frecuentes en las que te puedes ver reflejada si lo tienes son estas:
1) Presencia de acúmulos de grasa duros y dolorosos de predominio en las piernas y muslos, aunque también pueden aparecer en brazos.
2) Característicamente la desproporción por estos depósitos, que hace que los muslos sean mucho más gordos que el cuerpo en general NO AFECTA a los pies, ni a las manos en caso de ser los brazos los afectados.
3) El cuadro empieza en la adolescencia y da su máxima expresión en la cuarta década de la vida.
4) La grasa típicamente es dolorosa a la palpación y este es un síntoma que se va acentuando a lo largo del día.
5) La hinchazón empeora con el ostostatismo (estar de pie) y el verano es la peor estación.
6) La hinchazón no desaparece con la pérdida de peso, esta característica es fundamental para diferenciarla de la obesidad.
7) La hinchazón no desaparece cuando elevamos las piernas, lo que la puede diferenciar del edema fisiológico del ortostatismo o de la insuficiencia venosa.
8) Hay presencia de telangiectasias, que son pequeñas manchitas rojas de origen capilar. La piel tiene una debilidad extrema que la hace ulcerarse con mayor facilidad de lo habitual.
9) Cuando se hace un estudio histológico de los adipocitos de estos pacientes, presentan unas características especificas definitorias de la enfermedad.

Básicamente estas serían las características de un lipedema.

li

¿TENGO OBESIDAD O LIPEDEMA?
Cualquier paciente con lipedema se hará un millón de veces esta pregunta, porque desde el inicio de la enfermedad la paciente luchará un día sí y otro también con la ignorancia, fundamentalmente de parte del colectivo médico que la “criminalizarán” llamándola obesa y recriminándole que no controla adecuadamente sus hábitos alimentarios.
Esta situación es especialmente cruel, ya que es definitorio del lipedema que no responde a la deprivación calórica, ni en forma de dieta, ni en forma de cirugía Bariátrica. Es más, en el Lipedema, el estrés que conlleva alguna de estas situaciones puede conllevar a un rebrote de la enfermedad.

Independientemente de ese síntoma, la obesidad tiene estas características que el lipedema no tiene:
– La obesidad afecta a todo el organismo: cara tronco y extremidades, mientras que el lipedema es característico que la zona afectada sean las extremidades inferiores, muslos y piernas, SIN afectación de los pies.
– La obesidad no es dolorosa, mientras que el lipedema forma parte de una serie de enfermedades que tienen como denominador común el dolor. No tiene por qué ser un dolor intenso ni invalidante, la mayoría de las veces se describe como un sensación desagradable a la compresión de la zona, que no aparece en otro tipo de pacientes ni en los obesos.
– La obesidad sí responde a las dietas de deprivación calórica y mucho más aún a la cirugía de reducción gástrica.
– La obesidad se asocia generalmente a diabetes tipo II y en menor frecuencia a los trastornos tiroideos hormonales autoinmunes, sin embargo el lipedema se asocia muy raramente a la diabetes y con mucha frecuencia a trastornos autoinmunes tiroideos.

Hay más síntomas y signos diagnósticos, la histología fundamentalmente nos enseñará adipocitos de características diferenciales que no aparecen en la obesidad normal.
– Depresión: no está bien definido si forma parte de la sintomatología primaria del Lipedema como ocurre por ejemplo con el hipotiroidismo o es una desagradable consecuencia de una paciente que tiene doble motivo para sufrir: uno que el lipedema en sí ya es deformante e invalidante para que afecte a nuestra percepción y autoestima causándonos un trastorno depresivo, y otro porque encima tendrá que aguantar la incomprensión de gente, incluidos en muchas ocasiones a sus propios médicos recriminándole su falta de control en la ingesta o en la realización de una actividad de ejercicio físico.

¿QUÉ ES UN LINFEDEMA? ¿TENGO LIPEDEMA O LINFEDEMA?
El linfedema es un trastorno que impide que el liquido linfático vuelva al sistema venoso, es como un edema extracelular y extravascular que hace que la zona afectada se vaya hinchando progresivamente con el tiempo llegando a ser una enfermedad muy invalidante. El problema es que durante un periodo evolutivo se parece mucho a un Lipedema, es la otra entidad que plantea diagnóstico diferencial respecto al lipedema.

El linfedema es una obstrucción del flujo linfático, por lo tanto desde el punto de la obstrucción hacia abajo TODO estará edematizado. Es característica la formación de edema en el dorso del pie que deja una huella cuando lo presionamos con el dedo. Este es un fenómeno que en el lipedema no existe, recuerda que en el lipedema característicamente los pies y las manos no están afectos.

TRATAMIENTO:
El lipedema solo tiene un tratamiento que se ha ido perfeccionando con el tiempo: La liposucción de las zonas dolorosas.

Nuestra experiencia con BODY JET o liposucción por chorro de agua a presión se ha visto como el mejor método por efectividad en los resultados preservando la elasticidad y consiguiendo la mejoría estética más alta que se consigue en estos pacientes, pero eso ya te lo cuento más al detalle en el siguiente capítulo.

Comments are closed.